Ir al contenido principal

Con sus versos goteando sangre.







Tabicó sus escaparates y su puerta
y puso un letrero que diga:

“ Se traspasa un corazón”.

Excesivo tiempo invertido
demasiado despilfarro;
. hipotecó su vida
para sólo contactar un instante.
El préstamo de sueños
no puede pagarlo sus realidades.
Dejó el suburbio pintado de ausencias
de desgarros.
Se desconectó de cámaras
que traspasaban océanos,
de peticiones con velo.
Borró su presencia para que él viviera la fiesta
de una victoria sin mérito,
jugada con ventaja.

Quedó herida de muerte como un toro,
con sus versos goteando sangre en un capote.


Foto Goyo Hueso

Comentarios

Pedro F. Báez ha dicho que…
¡Dios santo, Milagros! Este es posiblemente el poema más hermoso que te conozco! Es majestuoso, enérgico, desgarrador, enamorado, rebelde, plañidero, lacerante, arrullador.... todo eso junto, todo eso mezclado, como la riquísima y compleja gama de los sentimientos que lo inspiran y el hecho que lo motiva. Hay fuego, fuego y y sangre en este poema que me hizo estremecer de la cabeza a los pies. ¡Este poema te salió del corazón, pero fue escrito con los ovarios! Tiene cojones y eso me encanta. Eres grande y dura como un titán, cuando se requiere. Te abrazo y me inclino ante ti.
Mery Larrinua ha dicho que…
wow! hermosisimos versos!
un beso
Ardilla Roja ha dicho que…
Unos versos excelentes, Milagros

Hay que tener mucho aguante y mucho valor para hipotecar la vida por alguien que se la juega de esa manera tan estúpida.

Un abrazo
Trsite pero muy bello.

Un abrazo.

Maite
MarianGardi ha dicho que…
Que dolorosa experiencia Milagros, hay que cuidar de no hipotecar la vida, porque no hay otra, solo tenemos una y es nuestra.
Besos y besos
SKIZO ha dicho que…
In your honour and in the honour of wall the Writwrs and Poets, I published an ilustration.
Laura Caro ha dicho que…
Dejar todo por un sueño es muy arriesgado, aunque hay veces en que tienes que jugarte todo a una sola carta y eliges la forma de morir dentro de una muerte segura.
Besos
Cecy ha dicho que…
Que fuerte.
Que real.
Yo soy una atrevida que moriria por mi sueño, sueño de amor.

Besos querida Milagros.
¡Hola mi poeta!de paro nada, ahí hay mucha energía , porque la poesía está en el corazón y esos versos mucho me temo que saben muy bien latir aunque tengan dolor.
Estoy de gira por todos mis seguidores, hay llevo en ello 18 horas y me quedan muchos por comentar. Pero me paro en tu casa para felicitarte, mañana es tu santo verdad??
Pues que seas muy feliz
Con ternura
Sor.Cecilia
reltih ha dicho que…
soberbia comparación!!!
besos
Anouna ha dicho que…
Es increible este poema, lleno de fuerza!! Tus poemas denuncias son energicos, certeros. Tampoco me gustan las corridas taurinas, siento que es una perdida de tiempo, una fiesta en que se pone al filo la vida, se hipoteca la misma en cada movimiento, para ambos oponentes, pero claro, uno lleva la ventaja de la espada que traspasará esa piel.

Llevada a la vida personal ya es mucho más grave todo eso.

Que bien lo describes amiga, me gusta este poema que pone las cosas en su lugar. Espero un día no haya más de este tipo de fiestas tan sangrientas.

Besos, Anouna

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.