Ir al contenido principal

Con un hachazo







Con un hachazo me has llenado de resina
y no hay lluvia que lave mi corteza,
el resto de mi existencia desde ahora
será pegajosa y pringada.
No sé como librarme de esta sensación
 de pertenencia  tan intima,
de la prisión perenne que vivo  solo,
de este olor que exhalo y  no me perfuma,
de lo que fluye de mis propias entrañas
y que en mi se queda.

Me pinchan millones de agujas con el viento
mientras un magma frio me recorre
y arrasa las alas trasparentes que hospedaba.


Comentarios

♥hadama♥ ha dicho que…
jolin milagros que dolor te causaron corazon fuera quien te dañe de tal manera un beso
GOGO ha dicho que…
milagross..!!

una muerte no considerada..

maravilla el llerte amigalmaa..!!

se te quiereee..!!
FM17 - Fernando Mejicanos ha dicho que…
Excelentes poemas Soy escritor me gustaría seguirte y que me siguieras y leas mi web seria un honor www.elcapodelapoesiainmortal.com Abrazos.
Mi twitter es @nando17palermo
m.sidragasum ha dicho que…
bellas poesías, saludos y respetos. Haber si lees algunas de las mias, seria un honor. bye.
Celia ha dicho que…
Un poco triste. Tal vez, tenga que ver con el otoño que comienza.
Es un placer pasar por aquí.
Un beso

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.