Ir al contenido principal

En la casa



La casa tiene ecos de vacía
se ha quedado estancada,
ya no es balancín de vida
el futuro no duerme en sus camas.
Está demasiado limpia y ordenada
le faltan mediodías, ojos de primavera,
 que portee el día las ventanas.

Pero en la casa se sigue haciendo mermelada.


Foto y poema Milagros Morales





Comentarios

Remo ha dicho que…
Una pena descrita en versos acerca de la ausencia de vida e hijos en el hogar, que sin éstos, no es lo mismo y torna a triste, pero reflejas cierta esperanza en el último verso, mientras hayan dos personas, seguro, habrá mermelada :) Un saludo!

Pásate por mi blog de poemas y échale un vistazo :p

http://letravivar.blogspot.com/
Juan Risueño ha dicho que…
Es la vida y sus trances, en los que no se es más si se alcanza sino si se recobra.

Saludos
♥hadama♥ ha dicho que…
¡madre mía es verdad !que sola se quedo mi casa cuando se marcho mi hija note exactamente lo que describe tu poema un beso
RELTIH ha dicho que…
SENTÍ CONVIVIR SIN AMOR.
UN ABRAZO
Terly ha dicho que…
Esos ecos de vacia duran por poco tiempo,la primavera vuelve a renacer y los árboles vuelven a llenarse de hojas. Los ecos de vida se renuevan con más virulencia aún.
Besos, Milagros.
Oskr Burgos ha dicho que…
http://paisdemaravillason.blogspot.com/ es un excelente blog super recomendado

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.