Ir al contenido principal

Nueces verdes



 Somos   nueces verdes
 nos sujetamos con fuerza a la rama;
 pero llegará un tiempo que el viento  y la lluvia
nos desprendan y nos dispersen por el suelo.

Nos hacemos asequibles cuando nos caemos
cuando dejamos de sentirnos dioses

 Nuestra divinidad  sale a la luz cuando se rompe
  la corteza de nuestros hemisferios cerebrales




Comentarios

Nicole Sagan ha dicho que…
Hola, MiLaGros. ¡Por fin di con tu blog!!! Y mira que he leído por ahí su nombre. Y que has comentado en el nuestro.
Qué gusto conocerte por fin en tu casita.
He de decir que me encanta, y tu mirada franca, también.
Siento que te conozco desde hace siglos, y no es por eso, ni porque me sienta amiga tuya, sino porque escribes maravillosamente, has sido premiada desde este otro blog nuestro:
http://pertenecemosalmundo.blogspot.com
Te esperamos allí para que recojas tu premio y, bueno, esperamos que te guste.
Un gran abrazo, y muchos saludos.
Garcibáñez ha dicho que…
He de decir que, aunque no tenga ningún premio para darte, también me gusta tu blog. La poesía es un género especial. Un saludo.
Remo ha dicho que…
Cierto sólo demostramos nuestra verdadera cara cuando estamos al nivel de los demás y dejamos de creer que somo superiores. Buenos versitos ^^

Pasen y echen un ojo a mi blog.

http://letravivar.blogspot.com/
Juan Risueño ha dicho que…
El hombre es un dios vulnerable.

saludos Milagros
Juan Carlos T. V ha dicho que…
amiga he leido tu poema y , todos somos simples hojas amiga o simples nueces...

el hombre cuando piensa es muy humano pero cuando sueña es un dios,

amiga mia , nosotros somos solo eso una rama olvidada que un dios dejo huefana en una gastad ventana ...

un gusto saber de ti....
José Ramón ha dicho que…
MiLaGros que bella su entrada, cuando estamos en el suelo vemos nuestra realidad feliz fin de semana Saludos de José Ramón desde
Abstracción textos y Reflexión.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.