Ir al contenido principal

Hincada.




No he avanzado nada.
Es la vida la que pasa por mis orillas
y yo creo que ando;
pero sigo hincada en el mismo barro que soy.
Tan indefensa  como un niño,
tan sensible como la hoja al viento,
agrietada en el mismo amor que me cura.


Foto y poema Milagros Morales.



Comentarios

Garcibáñez ha dicho que…
Momentos de gran sensibilidad y vulnerabilidad, pero solo son eso, momentos. Yo creo que debes de ser mucho más de lo que esta poesía refleja. Que conste que es buena :)
Un saludo.
Luis Nieto - 'Papelylápiz' ha dicho que…
A veces se desea anchura en esas orillas, para poder caminar un poco a la velocidad de la vida. Pero vivimos con ilusión y esperanza, y entonces no leemos sobre lo que sale escrito en el espejo. Salvo en los días tristes...
Un cariñoso abrazo desde 'Poemas del volcán'
José Ramón ha dicho que…
Milagros un poema de esta época felicidades.

Un cordial saludo de José Ramón desde…
Abstracción textos y Reflexión.
mario recamier ha dicho que…
lindo poema es sentimiento que quema es un placer pasar por tus letras http://deunpoetadiario.blogspot.com/
Mercedes Dueñas ha dicho que…
Muy sensible, me gusta. Un beso

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.