Ir al contenido principal


Me pegué a palabras de miel;
las hice mías.
Hoy las calles despojadas de banderas
con esquinas sin cupones
y puentes que no acercan mundos,
se han quedado sin voz.
Pero me pertenece la percusión
 que oí y recuerdo.
Y a veces… Bailo… amor.  



Comentarios

RAFAEL H. LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros:

Mientras sigas bailando todo irá mejor.

Un abrazo.
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Mi querida Milagros:

Tienes algo en mi blog esperándote.
Por favor, recógelo.
Me pasaré con más tiempo, ahora estoy a tope con un proyecto literario y voy a contrarreloj.

Besos,
Cris.
Lucas Fulgi ha dicho que…
Guardar las palabras de un momento feliz, para usarlas cuando se las necesite. ¿Algo así?

Saludos
alfredo ha dicho que…
Hola paisana;me he permitido pasearme por tu sitio y me ha gustado,yo también escribo poesía y cuento aunque no haya participado en ningún sitio.
Saludos.
Juan Risueño ha dicho que…
Bailar pegada...es bailar...

En tu línea.

Saludos Milagros.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.