Ir al contenido principal

Hice de mis ojos mar.



Hice de mis ojos mar
para emerger y escapar
de mis rejas.
Hice con mi pupila un velero
para navegar lejos,
hasta alcanzar esa playa.
Pero allí, en la bajamar,
en los charcos que deja la resaca,
sola con mi mirada
- huella ondulante en su arena-
quedé nuevamente atrapada,
sin mar y sin velero.

Foto Milagros

Comentarios

Luisa Arellano ha dicho que…
La eterna lucha, Milagros. Escapar para volver a caer de nuevo.

Un besote.
M. Angel ha dicho que…
Huella ondulante en la arena
donde se quedó mi barco varado
dejando mi luz, mi sueño apagado
y, mi alma herida de pena.

Placer adentrarse en tus bellas poesías. Saludos sinceros.
estherpino ha dicho que…
Prueba con el aire. Volar, cerrando los ojos, es más fácil y requiere menos esfuerzo.
Aún así siempre encontramos lazos más o menos fuertes que nos retienen.
Espero verte BAJO LAS ESTRELLAS.
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros...

Sin mar y sin velero, así quedamos después de intentar salir hacia altamar y ver que la tormenta nos detiene.

Un abrazo.
MiLaGroS ha dicho que…
Muchas gracias a todos por visitar mi blog y por vuestros bellos comentarios que me animan a continuar. Besos. milagros.
Mariano ha dicho que…
me gusta, aunque siento un atisbo de angustia, ojala me equivoque. pero bueno si no esta la poesia pera este tipo de emociones para que esta.saludos

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.