Ir al contenido principal

Hice de mis ojos mar.



Hice de mis ojos mar
para emerger y escapar
de mis rejas.
Hice con mi pupila un velero
para navegar lejos,
hasta alcanzar esa playa.
Pero allí, en la bajamar,
en los charcos que deja la resaca,
sola con mi mirada
- huella ondulante en su arena-
quedé nuevamente atrapada,
sin mar y sin velero.

Foto Milagros

Comentarios

Luisa Arellano ha dicho que…
La eterna lucha, Milagros. Escapar para volver a caer de nuevo.

Un besote.
M. Angel ha dicho que…
Huella ondulante en la arena
donde se quedó mi barco varado
dejando mi luz, mi sueño apagado
y, mi alma herida de pena.

Placer adentrarse en tus bellas poesías. Saludos sinceros.
Anónimo ha dicho que…
Prueba con el aire. Volar, cerrando los ojos, es más fácil y requiere menos esfuerzo.
Aún así siempre encontramos lazos más o menos fuertes que nos retienen.
Espero verte BAJO LAS ESTRELLAS.
Hola, Milagros...

Sin mar y sin velero, así quedamos después de intentar salir hacia altamar y ver que la tormenta nos detiene.

Un abrazo.
MiLaGroS ha dicho que…
Muchas gracias a todos por visitar mi blog y por vuestros bellos comentarios que me animan a continuar. Besos. milagros.
mariano sinestesia ha dicho que…
me gusta, aunque siento un atisbo de angustia, ojala me equivoque. pero bueno si no esta la poesia pera este tipo de emociones para que esta.saludos

Entradas populares de este blog

De vuelta.

 Vuelvo después de estar perdida  por mundos que me han hecho menos buena. Al menos más desconfiada.  Esta todo tan lleno de hipocresía y de amistad interesada la poesía en manos de pseudo poetas que ignoran a quien no mercadea con sus versos.

Duele

Duele que se haga de día  y ver que durante la noche has caminado por un estercolero sin verlo ni notarlo y estar rodeada de basura que no sirven para nada . Montañas de vivencias desechables, sin reciclaje, te cortan el paso sin avance posible. Duele y te sientes estúpida. Pero te das cuenta que no caminas sola , muchos otros caminan de vuelta con el amanecer, y vas equipada para dejar atrás tus despojos.

Reir entre las olas

Nunca tuve una venda en los ojos. Siempre supe que para alumbrarte tenía que preñarme de sueños. Sabía que este iba a ser el tributo: Nada es gratis y menos para el alma. Pero no podía dejarte sin tu génesis que me supera y me trasciende. Por eso me embarqué en la travesía más arriesgada de mi historia; y aquí estoy flotando en una tabla resto de un naufragio de emociones. Pero tú vuelas libre, por ti mismo, y eso me hace reír entre las olas. Foto Milagros