Ir al contenido principal

Vuelven a aparecer las incógnitas.



Vuelven a aparecer las incógnitas,
porque el futuro siempre es incierto.
La duda y la certeza se miran de frente
y ninguna se ceden su terreno.
El río sigue el cauce y nunca vuelve,
y ahora notas que moja tus alas.
Nada ha cambiado, pero hoy es distinto.
Los encuentros siguen siendo llamaradas,
pero aunque la vida sea una centella,
no quiere partirnos el alma.

Comentarios

INZOA ha dicho que…
Necesitamos que el futuro sea incierto, si no...

El río nunca vuelve pero nosotros sí tenemos esa opción en nuestro viajar, menos mal!
milagros ha dicho que…
Hola Inzoa. Muchas gracias por tu visita. Un abrazo. milagros
M. Angel ha dicho que…
_Las incógnitas_


Vuelven aparecer las incógnitas
Las comas y las interrogaciones
Los puntos suspensivos y tus dones
Haciendo vivir, los versos que cantas.

Tu versar nos inunda de ilusiones
Traen luz, dulces versos, bellas notas
Que apagan las tristezas, las derrotas
Que padecen heridos corazones.

No sé versar a tan lindo poema
Ni decir sé lo que el corazón siente
Al percibir la dulzura de tu alma.

Tu versar es hermoso y transparente
como la luz del sol que siempre asoma
Regalando su luz tan reluciente.

M. Angel


P.D. Tu poesía es la causa de esta humilde poesía. Pido disculpas por mi atrevimiento.
milagros ha dicho que…
Mil gracias M. Angel por el regalo de tu poema precioso que me anima a seguir escribiendo. A veces piensas que escribir es algo íntimo que solamente sirve como autoterapia, pero cuando un poema puede traer encadenado otro porque ha llegado a otra alma,eso es ya
demasiado. Me hace feliz saber que es así. Un abrazo. milagros.

Pdta.Si un poema no es humilde no es poema. Y de atrevimiento nada,impulso para continuar escribiendo.
RAFAEL LIZARAZO ha dicho que…
Hola, Milagros...

Las aguas que pasan bajo el puente, nunca jamás regresan y al igual que la vida siguen su rumbo sin saber a donde desembocarán, pero corren cantando alegremente.

Aunque nuestro futuro sea incierto, debemos ser siempre optimistas y vivir plenemente nuestra vida fugaz.

Un abrazo
estherpino ha dicho que…
Llego a tu casa atraída por el nombre de tu blog "poeta en paro" y me encuentro con un poeta en activo que encadena palabras y dejando que estas discurran rio abajo.
Un placer leerte.
MiLaGroS ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MiLaGroS ha dicho que…
Hola Rafael, que bonito eso de que las aguas corren cantando alegremente. Es curioso como según
vives las cosas ves el vaso medio lleno o medio vacío. A mi a veces me parece que corren resignadas porque no tienen otro remedio ,pero que algunas bien se quedarian sobre todo las de los momentos felices, las de los mejores años.
Pero debe ser que aquí en España estamos pasando un invierno duro de vientos y nieve que nos hace ver el horizonte más gris. Es una gozada abrir mi ventana y que entre esta ráfaga de optimismo desde Colombia. Me trae una flor de esperanza que voy a poner inmediatamente en agua para que me dure mucho. Muchas gracias por tu visita. Un abrazo. milagros
MiLaGroS ha dicho que…
Estherpino. Encantada de saludarte y gracias por tu visita. Ya me dirás el nombre de tu blog para entrar también a leerte.Un beso. milagros

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.