Ir al contenido principal

Los amantes de Arce


Esculpiremos nuestro amor en roca milenaria
y perdurará en los siglos.
Aguantará la frescura de la niebla densa,
las tormentas y el frío;
pero también lo alumbrará el sol
y lo contemplarán la luna y las estrellas.
Nada conseguirá que se borre,
nuestro amor hará posible
que tenga corazón la piedra.
Y cuando los siglos
hayan olvidado nuestros nombres,
y ya no quede ni rastro
de nosotros en la tierra,
él seguirá ahí como el primer día,
sintiendo los golpes del cincel que le dio vida.

Escultura de la iglesia de Santa Maria de Arce,Navarra . Representa unos amantes del año 1100 . Foto G. Hueso.

Comentarios

Yose ha dicho que…
Milagros, muy lindos los poemas y las fotos que lo acompañan, te felicito. Ha sido un placer pasarme por tu blog y comprobar que hay poetas en paro ¡que no paran!
Un besote y seguimos en contacto.
Yose
milagros ha dicho que…
Hola Yose. Es para mi muy agradable que una poetisa de tu talla se pase por aquí y más todavía que me haga un comentario tan gratificante. Muchas gracias.
milagros

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.