Ir al contenido principal

Caminamos cada día







A mi amigo Francisco Sánchez (Poeta de la utopía)


Caminamos cada día por el mismo camino
Contemplamos mañanas despiertas y
rojizos atardeceres.
Llevamos muchos años
hacia una misma dirección y al mismo ritmo.
Nos acompañamos, nos comprendemos y nos queremos mucho.
Hemos vivido etapas importantes ;
te agradezco tu bondad y tu ternura.
Que siempre seas un amigo bueno y entrañable.

Si mañana que es tu cumpleaños
encuentro el arco iris,
lo descolgaré del cielo y lo pondré a tus pies.

¡¡MUCHAS FELICIDADES!!
Dia 17 de Septiembre de 2010
......

Comentarios

Pedro F. Báez ha dicho que…
¡Qué hermoso y especiales regalos de cumpleaños, Milagros! El arcoiris y un poema tuyo... Regalo para reyes. Estoy seguro de que tu amigo se los merece. Felicidades para él y larga y fructífera vida. Que vivamos todos lo suficiente para por lo menos ver los albores de la Utopía (pero que ésta vez sea verdadera y para el bien de todos, sin restricciones ni falsos profetas). Un abrazo, mujer sensible, que me ruedan las lágrimas ante tanta grandeza y tanta generosidad tuya. Tu madre te parió con un sol en la frente.Bendita sea y bendita la amistad que nos une. Fuerte abrazo.
reltih ha dicho que…
bueno, me sumo a esas felicitaciones!!!!

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.