Ir al contenido principal

El reloj hace "tan tan" doce veces.




Goyo Hueso quiere agradecer las felicitaciones recibidas en este blog por su cumpleaños; y lo
hace con una primicia de su nuevo trabajo

" Mirada de niño" .
Se trata de una colección de fotos de dibujos infantiles.


El reloj hace “ tan tan “
doce veces
y sale el Cipotegato,
todos le tiran tomates
y se pone el suelo sucio.
Gritan y gritan
y yo me tapo las orejas
por detrás de mi papá
para que no me den.
Echan muchas bombardas,
y unos hombres ,
con cabezas muy gordas,
bailan detrás de otros
que son muy altos.

Son feos, feos.

Mi mamá me dice: ¡ Mira!
Y a mí me dan mucho miedo.


Nota. El "Cipotegato "es un personaje mitológico al que se lanzan tomates y con él comienzan las fiestas de Tarazona declaradas de interes nacional.






Comentarios

reltih ha dicho que…
... y tú, siempre haciendole tributo... se nota que son muy buenos amigos.
besos
Pedro F. Báez ha dicho que…
¡Delicioso poema, Milagros! Tiré tomates y luego me escondí contigo detrás de una puerta... Qué lindo sentirse aún niño de vez en cuando, ¿no? Me encantó la foto del dibujo que ha escogido Goyo Hueso. Siempre me dan mucha ternura y dicen mucho los dibujos de los niños. Yo dibujaba peces, barcos, caballeros y princesas a esa edad..¡Hmmm! Tal vez los dibujos de la niñez son oráculos de cosas por venir... Disfruté inmensamente tu poema y el dibujo que lo ilustra. De nuevo, felicidades para Goyo, que nunca está de más que lo celebren a uno dos veces. Un besote grande para ti, niña coronada de estrellas y vestida de imaginación.
Leo ha dicho que…
Muy bien por el niño que llevamos dentro, jajajaaa, yo no me escondería, si no que me entomateríaaaa, jajajajaa, muy bueno el poema.
Abrazis querida Milagros.
Leonor.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.