Ir al contenido principal


De la luz proceden estas sombras
que tatúan mi piel.


Foto y poema  Milagros Morales.



Comentarios

Edurne ha dicho que…
No dejes que esas sombras oscurezcan, que sigan ahí, a la luz!

Cortito pero directo!

Besitos, amiga!
;)
Liliana G. ha dicho que…
Por suerte, las sombras proceden de la luz y es la luz quien las disipa. Espero que ellas se queden lejos de tu piel.

Un solo verso basta para dejar huella.

Besotes, Milagros.
RELTIH ha dicho que…
EXCELENTE SU PENSAMIENTO.
BESOS
MarianGardi ha dicho que…
Que bello y verdadero.
Un abrazo muy fuerte
Juan Risueño ha dicho que…
Todos llevamos sombras tatuadas en la piel, y muchas ni las conocemos.

Un abrazo
Juan Risueño ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier ha dicho que…
Estoy aprendiendo contigo. Gracias
maria jesús ha dicho que…
acabo de entrar en tu blog y me parece muy interesante, me encanta.

Un beso,
Segarvi ha dicho que…
Muy bonita la foto. Y el pensamiento.
isabel ha dicho que…
muy bien relacionada la foto y la poesia

besos
marian ha dicho que…
Aupa maña
florencia ha dicho que…
una foto preciosa muy acord e con tu hermoso poema
lola ha dicho que…
hay que procurar ver la luz al final del camino.
clvaro ha dicho que…
me a gustado mucho
rafaelpavonreina ha dicho que…
¡Qué hermoso!

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.