Ir al contenido principal

Los perfumes de mi infancia.




Los perfumes de mi infancia son estos:
El olor de la tierra recién arada,
el  de la mata de tomate del huerto,
el de la hierba y el alfarce,
el de la albahaca de la peana
de la Virgen de la Huerta.
El olor de las mermeladas de mi abuela
de ciruela y alberge,
el de la paja trillada en la era,
el de las pinochas de maiz maduras
el del fuego de la leña de olivo.
Son perfumes que me han hecho cesto;
y ya sé que  mi mimbre los derrama
pero… ¿ Para qué los quiero sólo mios?.


De  mi poemario " Hortal de poemas"






Comentarios

Laura Caro ha dicho que…
Qué forma más especial de nostalgia la del olfato...

Precioso, como siempre.

Un abrazo grandote.
José Ramón ha dicho que…
Milagros que gratitud a este sentido en su poema como siempre maravilloso sus poemas feliz semana
Un cordial saludo de José Ramón desde…
Abstracción textos y Reflexión.
Leo ha dicho que…
Ummmm, cuanto se pierde la persona que no tiene olfatoooo,olfato del gusto, de la vida, de la musa de los poemas que nos dejas con sabor a huerta yyyyyyy mucho más.
Has pintado muchos colores en ese olfato de ricos sabores.
Un abrazoteeeeeee
Leonor.

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.