Ir al contenido principal

Explosiono





Explosiono. Saco a la superficie mi fuego
y levanto una nube
que recorre todas las distancias.
Llego a tu atmosfera,
me respiras…
Necesitas oxígeno.
Ya estoy dentro de ti:
¡Calma!
Nado por tus alvéolos.
¿No captas con mayor intensidad
los perfumes de jazmín y violetas?




Foto Mady.
........

Comentarios

GOGO ha dicho que…
capto..si señora..captoo..y que bueno se sienteeeeee el hacerlooo..!!

lujitoo leerte amigalmaaaaaaaa...!!

mi cariñooo entregado en manoooo...!
Adolfo Payés ha dicho que…
Captar ese aroma de tus versos es precioso..


Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre...
MarianGardi ha dicho que…
Hemos coincidido respirando oxigeno.
Ya estoy de nuevo en casa con trabajo atrasado:
Besos mi querida Milagros
Pedro F. Báez ha dicho que…
Ah, Milagros, me encanta cuando cuando te sublimas en una explosión de tal magnitud que llegas a todos nosotros entregándonos tu vitalísima esencia, como si fueras una supernova irascible e incontenible y a su vez, sembradora de vida y de materiales para otras estrellas. Este poema me fascina. Tu temple y tu ternura en él. Tu poder para destruir y para restituir. Tu ira y tu amor. Tu erupción terrible y tu magnanimidad. Precioso. Un abrazo, sabiendo que me quemo pero que huelo mejor los aromas...

Entradas populares de este blog

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

MIL EXCUSAS.

No quiero que mi casa se enfríe
pero invento mil excusas
 para abrir mi puerta.
Luego protesto cuando el aire
 se apodera de mi calma.

Mas yo guardo la llave
para no extraviarla
a la vez de que me quejo
del desorden.