Ir al contenido principal

Gracias



Compás de versos


Sinto a festa cando oio a túa voz que me acariña
e mándasme un bico ao despedirnos.
Por que non probas a alcanzarme o ceo?
Ese en que apenas o bico distinguimos.
Pero a auga pasada nunca volve á súa orixe;
é fotografía sepia no recordo.



Con esta entrada quiero darle las gracias a Roque Soto.;que de vez en cuando traduce mis poemas a la lengua gallega.
Suenan muy bonitos Roque. Es para mi un honor ver mis versos
en la misma lengua de Rosalía gracias a ti.



Su blog es : En busca da cagalla do lagarto.

Comentarios

reltih ha dicho que…
la idea no la entendí, sólo algunas palabras, bueno eso qué importa! me interesa más visitarte.
besos
María Socorro Luis ha dicho que…
Siento la fiesta cuando oigo tu voz que me acaricia... qué bonito suena en la lengua gallega, tan dulce,,,


Biquiño.
Pedro F. Báez ha dicho que…
Dulce lengua gallega de mi bisabuela paterna... Musical, cadente y tierna como el hablar de un niño... Me emocioné leyendo esto. Lo entendí todo, sin apenas dificultad. Tal vez está en mi subconsciente el sustrato de esta lengua que escuchaba en la niñez distante. Una maravilla el poema, Milagros y en gallego, un reglado inesperado. Besos para ti.
sam rock ha dicho que…
Grcias Milagros. La dulzura también acompaña muchas veces a los versos que escribes.

Unha aperta
Noray ha dicho que…
Quizás no haga falta alcanzarte el cielo, éste ya está dentro de tus ojos.


¡Bellísimo!

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.