Ir al contenido principal

Para estampar nuestra ternura.





Te he recogido del suelo sucio y arrugado.
Te he lavado, te he planchado
y luces de nuevo como antes: Bello.
Me he vuelto a vestir de ti
y me siento como siempre;
no he perdido nada,
al contrario, desnudarme de ti me favorece
y volver a vestirte me honra.
No importa. Buscaremos otro lugar
para estampar nuestra ternura.

Foto Milagros



Comentarios

reltih ha dicho que…
eso, eso es lo que espero leer cuando vengo aquí, ternurita.
besos
Pedro F. Báez ha dicho que…
"...No importa. Buscaremos otro lugar
para estampar muestra ternura...." APLAUSOS, Milagros. Por la belleza del poema y por su numen tierno y mágico que "te lavan y te planchan" a ti y te devuelven, renovada y limpia, a tu ser, a tu verdad más original y hermosa. Abrazo fuerte y gracias por dejar comentario en mi página y por pensar que me veo "sexy" (jejejejeje) en la foto que por un tiempo será mi cara para el blog y una especie de pie o firma para mis escritos allí. Cuando se tiene casi 50 (ya en diciembre...) se agradecen esos halagos, por demás inmerecidos. Te quiero mucho.
Anónimo ha dicho que…
Oh,si,no renunciaremos a las ondas de ternura, a los abrazos gratis.
Tu amigina...que te desea, toda ternura, desde el corazon. No te pares...todos los pueblos te esperan. Mady
Adolfo Payés ha dicho que…
Un placer volver a leerte..

Un abrazo
Con mis
Saludos fraternos de siempre...
Roberto Esmoris Lara ha dicho que…
Que siempre nos desnude la ternura y nos seduzca.
Gracias, poeta
Besos de tu amigo REL
athenne@ ha dicho que…
conozco muchos blogs.
Todos tienen sus encantos,y me gustan por algo.
Llegue aquì de casualidad, y me encontre el suyo que es muy dulce.
hermosisimo,
saluditos y la felicito.
bueno aqui no se puede dejar votos,pero le dejo varios.
Gaspar II ha dicho que…
Me ha gustado mucho ese "Desnudarme de ti me favorece y volver a vestirte me honra".

Que esa ternura siempre les vista, en el lugar que sea.

Un abrazo.

Gaspar
Antonio del Camino ha dicho que…
Milagros, veo que en tus últimas aportaciones, tras un lenguaje aparentemente sencillo (pero, en el fondo, cargado de imágenes y mensajes subliminales) abordas una y otra vez la magia del encuentro con la persona amada, ya sea desde un punto de vista "pasional" o bajo el prisma de ese amor cotidiano, tan beneficioso y firme en nuestro diario vivir. Y veo, además, que lo haces en unos poemas cargados de fuerza y sugerencia. Aunque no comente todos, quiero que sepas que los disfruto y releo.

Un abrazo.
Manolo Jiménez ha dicho que…
Creo que has definido el amor al principio del poema de una forma simplemente genial.

Recoger y volver a poner como era lo perdido y arrugado... simplemente genial.

Abrazos.
Cris Gª. Barreto ha dicho que…
Querida Milagros:

Precioso poema que emerge de tu corazón. Un gran corazón y una gran poeta.

Te felicito.

Con todo mi amor y admiración,
Cris.
Samuel Rego ha dicho que…
Nada importa mientras prevalezca la ternura.
Siempre me asombra como conjugas la ternura con la contundencia de tu poesía.

Un abrazo
carlosmxax ha dicho que…
muy buen texto...

saludos!

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.