Ir al contenido principal

Me siento un instante












Me siento un instante,
me sosiego y me desprendo
del maquillaje de la vida.
Quedo conmigo misma sola,
aséptica, fría, desprovista de todo…
Respiro profundamente:
Mi parque no está en blanco
ni mis sueños en coma.
Abro bien los ojos y siguen ahí
los colores intactos.
Sólo debo limpiarlos de desgana.



Foto Goyo Hueso.

....


Comentarios

Pedro F. Báez ha dicho que…
Tú te detienes y yo vuelo. Debe haber siempre alguien en el aire... Profunda y filosófica reflexión, Milagros. Eso de "quitarte el maquillaje de la vida" me pareció genial. Yo a ese maquillaje le llamo "mis colores de guerra". Cuando me lo quito, soy completamente diferente y limpio... ¡Qué bueno que te detienes para saber que existes y que los colores están aún ahí, en espera! Uno de tus más complejos y bellos poemas, Milagros, sin lugar a dudas. Te abrazo, enorme mujer.
Rosalía ha dicho que…
¡Que bonito!
¡Que inmenso es el mundo cuando lo analizamos con las palabras!
ALE. ha dicho que…
Volver a encontrarnos.

Besos.
Laura Caro ha dicho que…
Hace falta estar a solas un poquito cada día,descansarnos del mundo y, sobre todo, nunca perder el color de los sueños.
Un abrazo
Mariana ha dicho que…
Milagros...cuánto comparto tu hermoso pensamiento: gracias...tú sabes emplear las palabras adecuadamente coloridas, exactamente expresadas como el alma quiere.
Ya estoy preparándome para comenzar a escribir...aunque no encuentro mi espacio de tiempo...
Recibe mis cariños.
Edurne ha dicho que…
Tienes mucha razón, de vez en cuando hay que desmaquillarse y dejar que la vida nos azote limpia en la cara, en el cuerpo, en los sentimientos...
Dejar a un lado pinturas y aceites, encorsetamientos y pinturas de guerra...
Y mandar a paseo a la desgana!

Muy bonito,muy preciso!

Besitos!
Ema ha dicho que…
"Me siento un instante" es un verso que abre puertas infinitas:

- Te sientes un instante como hallandote dentro de ti misma?
- Te sientas un instante, para descansar del maquillaje de la vida?
- Te sientes como un instante, como ese milimetro fugaz hecho de tiempo?

La verdad que es un gusto leerte, y sacudirse la desgana..
Manolo Jiménez ha dicho que…
En tus versos nunca hay desgana, y pienso que en tu vida tampoco.

La vida "normal" es toda puro maquillaje, pocas veces podemos vivir sin él.

Abrazos.
Marian Raméntol Serratosa ha dicho que…
Esos finales tuyos me matan, Milagros, dotan al poema de una solidez indiscutible.

Abrazotes
Marian
Anouna ha dicho que…
Cada palabra me gusta, cada verso, cada intención. Debe ser que aparte de ser un poema siempre increible como todos los tuyos, éste hoy, me habla desde más cerca.

Mil besos amiga,

Anouna
MarianGardi ha dicho que…
Así es Milagros, la desgana descolora todo.
Hermoso y profundo como tú.
Espero que te encuentres bien.
Besicos
Antonio del Camino ha dicho que…
...Porque, al final, somos los dueños de nuestros propios actos, y los únicos resonsables de nuestra actitud ante la vida. Limpiar los sueños y los colores de desgana. ¡Y a ponerse el mundo por montera!

Bellísimo, Milagros.

Un abrazo
Natalia ha dicho que…
Me gusta mucho lo que escribiste y la foto que lo acompaña también. Éxitos y un abrazo.
Noray ha dicho que…
Aunque se empeñen en mostrarnos la vida en blanco y negro, está llena de colores y sólo en nosotros está que sigamos pintándola.



Un abrazo.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.