Ir al contenido principal

Nunca formaré parte del mundo de las ratas.






Como una losa me pesan las nubes
cuando sólo veo edificios impersonales
alineados, llenos de ventanas cerradas
con demasiados toldos para el sol.
Cuando las terrazas dan a patios de vecinos
sin intimidad, sombríos, con olores
a guisos mezclados y confusos.

Pero aunque me metan en una alcantarilla
nunca formaré parte del mundo de las ratas.
Foto Goyo Hueso
.......

Comentarios

MarianGardi ha dicho que…
Nunca Milagros pisaremos el mundo ratero. (me haces sonreír)
Los que tenemos alma de poetas ya sabes que somos distintos.
Siempre lo seremos y nunca nos van a encerrar en cuatro muros.
Mira a ver si son ventadas o ventanas, también pueden ser ventadas.
Besos querida amiga
reltih ha dicho que…
uffff, fulll, bacaneria de sátira. me tramo esa forma de relacionar la imagen con el mundo inconsciente. se nota tu gran amplitud para inspirarte y ante todo, para hacernos saber que eres un gran ser.
besos
Pedro F. Báez ha dicho que…
Perla siempre, Milagros, nunca menos que eso. Un abrazo grande.
Antonio ha dicho que…
El mundo de las taras es un mundo claustrofóbico que pierde el horizonte de la vida.
Un abrazo
serpai ha dicho que…
Buena desición...!!lindo tu blog por demas...!!
te leo....

SERGIO
Manolo Jiménez ha dicho que…
Puede entenderse el poema como una gran metáfora de esta sociedad...

pero creo que es un exacto retrato de una realidad que acabará con lo poco que va quedando de humanidad.

Abrazos.
Ricardo Miñana ha dicho que…
Así esta hecha esta sociedad,
y no te queda mas remedio que aguantar.
feliz semana.
GOGO ha dicho que…
auqnue las ratas sean muchasss...nosotros siempre seremos masssssss...

lujito leerte amigalamaa..!!

mi cariño siempre dispuesto a mas..!!

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.