Ir al contenido principal

Silencio.






El silencio corta el aire
pero hay huellas que muestran
que la comunicación existe.
La primavera está como camaleón
camuflada, en la palidez de la distancia.
Las nubes intentan amortiguar
la caída del cielo cuando
frente a frente nos miramos a los ojos.

No hay colores para pintar lo que callamos.


Foto Goyo Hueso.

Comentarios

reltih ha dicho que…
muy sabias letras las tuyas.
besos
caracola ha dicho que…
Un placer para los sentidos son tus entradas, que nos muestran una bella pugna de belleza, entre la imagen y la palabra.

Un abrazo.
Laura Caro ha dicho que…
¡ Es tanto lo que callamos! No hay colores ni pintor que lo pinte.
Un abrazo
Noray ha dicho que…
Siempre hay colores, aunque a veces prefiramos el silencio y no queramos utilizarlos.
Anónimo ha dicho que…
Un placer son tus poesias, que nos muestran una bella pugna de belleza, entre la imagen y la palabra.
Anónimo ha dicho que…
me ha parecido leer a san juan de la cruz
Anónimo ha dicho que…
tengo que leerlo muchas veces para entenderte bien
Anónimo ha dicho que…
mucha sensibilidad en pocas palabras
Anónimo ha dicho que…
Es un poema muy bonito. Es muy bonito escuchar el silencio, sobre todo para nosotros los habitantes de las ciudades.
Anónimo ha dicho que…
muchas felicidades
Anónimo ha dicho que…
LOS SILENCIOS ,COMO EN LA MUSICA SON NECESARIOS.NOS GUSTA TU POESIA.

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.