Ir al contenido principal

La madera del rosal




No entiendo nada,
resulta tan extraño...
Mi amistad fue una rosa
que muere en el otoño.
Primero la insistencia
de su riego y cuidado,
logró su lozanía;
después su indiferencia,
la deshoja y marchita.
LE HACE DAÑO.
Pero así es la vida:
hay tantas rosas muertas,
que fueron un regalo
fugaz y abandonado...
Dieron toda su vida,
por instante sólo.
¿Que madera será la del rosal
que sigue dando rosas pese a todo?

Fotografía Francisco.

Comentarios

INZOA ha dicho que…
La madera del amor, que cíclicamente se obstina en retoñar.

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.