Ir al contenido principal

Un autobús llamado "anhelo"

Ahora que estoy en el centro
de una ciudad tranquila,
que pensaba que vivia
en una gran avenida,
con bancos y farolas;
me encuentro en la parada
del bús esperando
que venga, el autobús
que me lleve a donde quiero.

Y al fín aparece algo retrasado,
con olor de combustible mal quemado,
y un balanceo de haber vivido
ya su tiempo.
Sus cristales están muy empañados,
debe hacer calor adentro;
el autobús parece lleno
pero, todavía tiene asientos vacíos.

Me abre sus puertas
y subo el peldaño,
de su escalera, y al subirlo,
me doy cuenta
que un detalle he olvidado:
El recorrido que hace no es el mío.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

APROVECHO MIS LETRAS.

Aprovecho mis letras para acariciar,
para besar,
para provocar sonrisas:
Como medio para llegar en la distancia. Pero sobre todo,para no alejarme yo
o volverme yerma,
aprovecho mis letras. Milagros Morales.

Duele

Duele que se haga de día 
y ver que durante la noche
has caminado por un estercolero
sin verlo ni notarlo
y estar rodeada de basura
que no sirven para nada .

Montañas de vivencias
desechables, sin reciclaje,
te cortan el paso
sin avance posible.

Duele y te sientes estúpida.

Pero te das cuenta
que no caminas sola ,
muchos otros caminan de vuelta
con el amanecer,
y vas equipada
para dejar atrás
tus despojos.