Ir al contenido principal

Si pudiera crearte


Si pudiera crearte
te crearía:
"HERMOSO"
Hermosa tu cara,
hermoso tu pelo,
hermosa tu forma de ser,
y tu risa.
Si pudiera elegir
quizá,
de un gran artista escogeria,
su pincel y su genio,
de un poeta su musa,
de un músico su oido,
de un claro día de sol su ingenio.
Si pudiera crearte:
con polvo de ideales,
con barro de proyectos,
con ideas geniales,
y buenos sentimientos,
haría tu masa modelable.
Si pudiera crearte...
Como una madre loca
te crearía puro,
glorioso, adorable...
Pero ¿ que es lo más puro?.
¿ Que es lo más adorable?.
Si tubiera que crearte no sabía cómo,
ni por donde comenzarte.
Todo son ideas concebidas
por un cariño que hacia tí ya siento.
Lo importante es que nazcas,
que vivas,
que podamos amarte...
Hazle Señor según a tus proyectos.

Comentarios

INZOA ha dicho que…
Madre mía!. No se te ocurra dejar de escribir, Milagros. No te lo perdonaremos. Grande!.
MiLaGroS ha dicho que…
Muchas gracias Inzoa. Me alegra que te haya gustado. Tu también escribes muy bien. Así que nos leeremos mutuamente. Un abrazo.
nalvay ha dicho que…
A mí éste me gusta por los versos, y lo tierno de la foto. Lo mejor: que siguen conservando el niño que llevan dentro ahora son unos hombres.

David

Entradas populares de este blog

SOL Y SOMBRA

Sol y sombra conviven  en mi  disputándose el cielo,  pero nada ni nadie puede  alcanzar ese espacio  que tengo en heredad Desde .él me asomo a la miseria  de la humanidad que me aborda  viendo como naufragan todos  los desvarios.



Saborear el presente

Volver a saborear el presente
como un manjar
y comunicarte sin cobertura.
Iniciar el descenso
dejándote llevar por la corriente
sin oponer resistencia . Atreverse con nuevas fragancias ,
texturas y sabores.
Decir NO a los platos mal condimentados.
Elegir miel de ternura.

De vez en cuando.

De ves en cuandolas nubes descienden y sus estratos me atraviesan como puñales; pasan de largo, pero me dejan heridas de ausencias que enfrían la vida. Mi sangre se empantana con el escalofrío del sin deseo; mis ojos vuelven a ver espectros en la añoranza; la brújula se vuelve loca entre maletas incompletas y relojes demasiado impacientes. Me quedo en el andén de una estación apuntalada esperando sin espera. Me olvide tomarme las pastillas de la vida y ya no suenan campanas que me hacían brincar como chotilla moviendo la quietud de la hierba.